ja_mageia

Home Mis Proyectos de Astronomía
Mi primer telescopio
Indice del artículo
Mi primer telescopio
Proyecto GALILEO
Contaminación Lumínica
Todas las páginas

Guía básica para la selección de un instrumento de observación.

Hace pocos años, debido a la escasez de instrumentos de calidad, el aficionado a la astronomía prefería fabricar su telescopio. Hoy en día, el mercado es capaz de satisfacer las más exigentes necesidades. A continuación, con la intención de ayudarles en la selección del tan deseado primer telescopio, les contamos los principios básicos.

El telescopio fue inventado, por pura casualidad, hace ya cuatro siglos. Los primeros instrumentos eran muy rudimentarios y su calidad dejaba mucho que desear. En la actualidad, gracias a los avances de la óptica y a la fabricación en serie, es posible adquirir excelentes instrumentos a precios razonables. No obstante, también es frecuente encontrarse con telescopios de dudosa calidad que, lejos de infundir el placer por la observación, decepcionan sus esperanzados compradores con un desempeño mediocre. No pierda su dinero en gangas sospechosas, lea primero este oportuno glosario de anatomía del telescopio.

 

 

OBJETIVO: Es el elemento fundamental del telescopio. Se encarga de formar la imagen. Sus parámetros importantes son el diámetro y la distancia focal. A mayor diámetro corresponden imágenes más luminosas y más detalladas, siempre que éste sea de calidad. La distancia focal determina el aumento y, usualmente, la longitud total del instrumento.

 

 

 

 

 

 

 

 

TELESCOPIO REFRACTOR: Un telescopio cuyo objetivo está compuesto por lentes. El Refractor clásico posee un objetivo de dos lentes, también llamado Doblete. Un telescopio con un objetivo de una sola lente o, eventualmente, con lentes plásticas NO es un instrumento de calidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TELESCOPIO REFLECTOR: Un telescopio cuyo objetivo está compuesto por un espejo cóncavo. Para observar la imagen se emplea un pequeño espejo diagonal que desvía los rayos de luz a un lado del tubo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TELESCOPIO COMPUESTO: Un telescopio que emplea lentes y espejos a la vez para formar la imagen. El más popular es sin duda el telescopio con configuración Schmidt – Cassegrain.


OCULAR: Una lupa compuesta por dos o más lentes que sirve para observar la imagen dada por el objetivo. El parámetro fundamental es su distancia focal, la cual determina el aumento final del telescopio. No compre oculares con lentes plásticas.

AUMENTO: La capacidad del telescopio de ampliar los objetos haciéndolos parecer más cercanos a nosotros. El aumento se calcula dividiendo la distancia focal del objetivo por la del ocular. Por ejemplo, si la distancia focal del objetivo es 1000 milímetros y la del ocular es 10 milímetros, tendremos 100 aumentos, es decir 100 x. Normalmente, el observador prefiere comprar tres oculares para disponer de tres diferentes niveles de aumento, bajo, mediano y alto. En la práctica, el aumento máximo útil de un telescopio es dado por el objetivo. Se estima multiplicando por dos el diámetro de este último expresado en milímetros. Un telescopio con un objetivo de 60 milímetros de diámetro podría proporcionar AL MAXIMO 120 x. Cuando vea un telescopio de 60 milímetros promocionado como de 600 x, ¡corra¡ Además, los aumentos elevados proporcionan imágenes menos luminosas.

CAMPO: Area del cielo observada en el ocular. La Luna, por ejemplo, posee un diámetro angular de medio grado. Un ocular con medio grado de campo permite ver exactamente la Luna hasta sus bordes. Por obvias razones, el campo disminuye al subir el aumento. Los tres oculares del ejemplo anterior proporcionarán campos diferentes, amplio, mediano, y estrecho, respectivamente.

LENTE DE BARLOW: Una lente adicional que se coloca inmediatamente antes del ocular para duplicar o triplicar el aumento. Es un accesorio muy útil, ya que permite incrementar los niveles de aumento disponibles. Una buena Barlow debe estar compuesta de un sistema de por lo menos dos lentes.

BUSCADOR: Pequeño telescopio auxiliar que se usa para centrar el objeto de interés. El buscador tiene un campo amplio y debe alinearse de manera que cuando un objeto se observa en el centro del buscador también debe aparecer en el centro del campo del telescopio principal.

MONTURA:
Conjunto mecánico destinado a sostener y mover el telescopio. Se acostumbra colocar la montura sobre un trípode cuando el instrumento es portátil. Su parámetro fundamental es la robustez. Un telescopio sostenido por una montura débil oscilará con la más leve brisa, haciendo imposible la observación con aumentos elevados.

MONTURA ALTACIMUTAL: Una montura con dos ejes de giro orientados con la vertical y el horizonte. Es muy sencilla y no necesita de mayores ajustes.

MONTURA ECUATORIAL: Una montura con dos ejes de giro orientados al polo y al ecuador celeste. Para que sea útil es indispensable orientarla correctamente. Es más complicada de usar. No obstante, una vez orientada es posible compensar el movimiento de rotación de la Tierra gracias a un motorcito incorporado en la montura (a veces no incluido), muy útil cuando se quieren tomar fotografias del cielo de larga exposición.

 

 

 

 

 

...las preguntas mas frecuentes...


¿Cuál es el telescopio ideal para un principiante?

En general, el instrumento adecuado depende del tipo de observación que se quiere realizar. Si bien cualquier telescopio de calidad puede satisfacer el ‘apetito’ inicial del aficionado, nosotros recomendamos un buen refractor con un objetivo de 75 milímetros (mínimo) de diámetro o un buen reflector con un espejo de 100 milímetros (mínimo) de diámetro.

¿Qué es la turbulencia atmosférica?

La turbulencia atmosférica es causada por las diferencias de temperatura del aire y afecta enormemente las imágenes que observamos al telescopio. Durante el día, debido al calentamiento solar, este fenómeno es muy evidente, incluso a simple vista. De noche las condiciones tienden a mejorar, pero aun así no es fácil encontrarse con una atmósfera límpida y en calma. Si la imagen observada parece ´hervir´, no es conveniente emplear aumentos elevados.

¿Qué aumento usar para observar los planetas y la Luna?

La Luna y los planetas más grandes, como Júpiter y Saturno, se observan bien con unos 100X, pero sus formas son evidentes a partir de tan sólo 50X. Si las condiciones atmosféricas son muy buenas podemos forzar el aumento, pero sin exceder la regla de dos veces el diámetro del objetivo expresado en milímetros. Recuerden que a mayor aumento corresponde una menor luminosidad. Además, los efectos causados por la turbulencia atmosférica son también más evidentes con aumentos elevados.

¿Por qué la imagen en mi telescopio se ve invertida?

Normalmente, casi todos los telescopios astronómicos muestran las imágenes invertidas. Ello no representa mayor inconveniente en la observación de los astros. Sin embargo, si se desea emplear el instrumento durante el día para observar , por ejemplo, el paisaje, es necesario utilizar un ´inversor´ de imagen. Un prisma especial cumple esta función, pero no siempre viene incluido con el telescopio. Actualmente, casi todos los telescopios vienen dotados de un prisma diagonal que permite observar cómodamente cuando el tubo se encuentra vertical. El prisma diagonal restablece la visión correcta en el sentido vertical (arriba – abajo) mas no en el sentido horizontal (derecha – izquierda).

¿Puedo observar el Sol con mi telescopio?

Hay que tener mucho cuidado con la observación del Sol sin la protección adecuada. ¡Aun a simple vista, la radiación solar es tan grande que puede causar ceguera total y permanente! Para la observación del Sol, su telescopio debe equiparse con un filtro solar de reconocida y probada calidad que se coloca al frente del objetivo. ¡No emplee vidrios de soldar en el ocular, pues el calor que se genera al enfocar el Sol es tan grande que el filtro se puede quebrar con consecuencias imprevisibles y lamentables para la vista del incauto observador!

¿Puedo aprovechar un telescopio grande si vivo en la ciudad?

En principio, un telescopio con un objetivo grande permite ver mejor los astros débiles, ya que puede captar más luz. Sin embargo, esta ventaja se ve considerablemente reducida en la ciudad debido a la Contaminación Lumínica presente que ilumina el fondo del cielo. No obstante, si lo que se quiere es observar la Luna y los planetas, un telescopio con un objetivo de calidad de 200 o más milímetros de diámetro puede dar imágenes muy detalladas, siempre que las condiciones atmosféricas lo permitan. Un telescopio grande que sea portátil, también puede aprovecharse en lugares alejados de la ciudad.

¿Son útiles los binoculares (prismáticos) para la observación astronómica?

¡Sí! Los binoculares (prismáticos) son excelentes instrumentos de iniciación. Constan de dos pequeños telescopios refractores acoplados paralelamente. Son más económicos, ligeros y fáciles de usar. Además, permiten la observación con ambos ojos, cosa que el telescopio no puede proporcionar fácilmente. Su principal desventaja, comparados con el telescopio, es su menor capacidad de aumento. La característica fundamental de un binocular, además del aumento, es el diámetro de sus objetivos. Estos numeritos se encuentran grabados en el cuerpo del instrumento. Por ejemplo, 7X50 indica 7 aumentos y lentes de 50 milímetros de diámetro. Si Ud. va a sostener el instrumento manualmente, en la mayoría de los casos, recomendamos no superar 10X. Si puede montar firmemente el binocular sobre un trípode fotográfico podrá emplear instrumentos de unos 20X. Los prismáticos 8X40 y 7X50 son excelentes para la observación de estrellas, cúmulos y algunas galaxias, incluyendo la nuestra, la Vía Láctea. Además, los puede usar también en el día, en un paseo o en una excursión.

Idea y textos: Lic. Franco Della Prugna (dellap @ cida.ve)


Proyecto GALILEO

Apreciados amigos,
En esta oportunidad, quiero proponerles un interesante proyecto, para el cual necesitarán echar mano a todas sus buenas cualidades manuales e intelectuales, que tiene como propósito la fabricación de un rudimentario, pero funcional, telescopio. Es un proyecto ideal para compartir con los chiquillos y, por qué no, también con los amigos un poco más creciditos, ya que, en el fondo, la observación astronómica es una actividad que apasiona tanto a los niños como a los mayores. Recuerdo que, de los clásicos regalos navideños, el telescopio siempre se encontraba en el primer lugar de mi larga lista de juguetes deseados. Por desgracia, el precio de un buen instrumento de observación resulta aún elevado para la mayor parte de nosotros. Sin embargo, no por ello debemos privarnos del placer de la observación celeste. Lanzo, pues, un reto a todos aquellos que osan incursionar en el misterioso mundo del ‘hazlo tu mismo’: fabricar un telescopio rudimentario que les permitirá iniciarse en la observación astronómica. Le he llamado Proyecto Galileo, en memoria del físico Galileo Galilei quien, en 1609, tuvo la gran idea de fabricar y utilizar el recién descubierto telescopio, en aquel entonces,  para escudriñar los cielos. De aceptar este desafío, tendrán que arremangarse,  ensuciarse las manos y estar dispuestos a quemar una que otra neurona en el intento. De antemano les digo que no va a ser fácil, desde luego, pero les prometo que las expresiones de asombro en las caras de aquellos que miran por el telescopio, que Usted acaba de fabricar, le recompensará con creces. Los invito, entonces, a convertirse en el ‘Galileo’ del siglo XXI. Sin más preámbulos, ¡Manos a las obras!

¿QUIÉN ERA GALILEO?

Galileo Galilei (Pisa, 1564 – Florencia, 1642) es recordado como el padre del método experimental. Si algún físico o filósofo decía “mi teoría predice lo siguiente,” Galileo le contestaba, “muy bien, vamos a realizar un experimento para ver si lo que tu afirmas ocurre en la naturaleza, tal como predice tu teoría.” Hoy en día suena lógico, mas hace cuatro siglos las cosas no eran así de fácil. La filosofía y la religión se basaban en dogmas rígidos, aceptados por todos como verdades absolutas, las cuales, obviamente, no necesitaban de verificación alguna. De manera que muchos se molestaron al enterarse de que un tal Galileo quería ver si las ‘verdades’ eran verdad.

Entre tanto, en 1609 Galileo se entera de que un óptico holandés, Hans Lippershey, había tallado un par de lentes y las había combinado para fabricar un telescopio. En seguida Galileo talla sus propias lentes y arma también un telescopio rudimentario. El mérito de Galileo no es la reinvención del telescopio, sino el uso que le dio. Fue el primero que observó los fenómenos celestes a través de ese par de lentes. Ante sus ojos fueron apareciendo maravillas que ningún ser humano había visto anteriormente. Los cráteres de la Luna, los satélites del planeta Júpiter y las estrellas débiles que constituyen la Vía Láctea se veían con una claridad asombrosa.

Los telescopios empleados por Galileo eran muy simples. Sin embargo, el tallado de los vidrios para la fabricación de las dos lentes requería de grandes esfuerzos por parte del astrónomo. Lo normal, para aquel entonces, era fabricar más de una docena de lentes para luego quedarse con las que daban las imágenes más nítidas.

Galileo, luego de varios años de observación y estudio del cielo, apoyó el sistema copernicano, el cual afirmaba que el Sol ocupa el centro del Sistema Solar, cosa que le causó no pocos problemas con las autoridades en su época. Fue obligado a firmar una declaración en la cual aseguraba que la Tierra se encontraba fija en el espacio, siendo ésta el centro del universo. Cuenta la leyenda que luego de firmar, so pena de ser quemado en la hoguera por la inquisición, Galileo dijo “eppur si muove (y sin embargo se mueve)” aludiendo a nuestro planeta.

¿CÓMO FUNCIONA?

El telescopio de Galileo, y en general cualquier telescopio, funciona gracias a dos elementos ópticos combinados oportunamente: estos son el OBJETIVO y el OCULAR.

El primero es el más importante, pues recibe la luz y la enfoca, formando una imagen del objeto observado. El ocular se emplea para ver la imagen ampliada, de manera que los objetos se observan como si se encontraran más cercanos. De allí la palabra telescopio, que en sus raíces griegas quiere decir ´visión a distancia´.


Una lente positiva (ver más adelante) hace la función de OBJETIVO, mientras que en el telescopio de Galileo, o ‘galileano’, el OCULAR es una lente negativa. Para enfocar variamos la distancia entre estos elementos.

LOS MATERIALES NECESARIOS

Además de disponer de una buena tijera, no es mucho lo que se necesita para improvisar un telescopio rudimentario. A ver,
  • un par de lentes, un pliego de cartulina negra, (negro mate es mejor)
  • bandas elásticas (ligas),
  • cinta adhesiva.
De todos éstos, las lentes representan ´el alma´ del telescopio y, por ende, merecen una explicación más detallada. Por cierto, la palabra lente procede -muy probablemente- de la similitud que ésta tiene con las lentejas.

Pero volvamos a lo nuestro. Se necesitan dos lentes: una lente POSITIVA, es decir que posee la capacidad de hacer convergir los rayos paralelos de luz, y una lente NEGATIVA, la cual, desde luego, hace exactamente lo opuesto. La fabricación de éstos elementos es muy tediosa y compleja, de manera que recurriremos a las lentes disponibles fácilmente en el comercio.

La fuente más segura son las tiendas de óptica oftálmica.  Ahora bien. ¿Cómo especificamos las lentes que deseamos comprar? ¡Muy fácil! Debemos solicitarlas por sus DIOPTRÍAS. La dioptría es la capacidad de doblar los rayos de luz. A mayor dioptría corresponde un mayor efecto de desviación de los rayos de luz. Dicho de otra forma, la dioptría indica la Distancia Focal (DF) de la lente, es decir la distancia entre la lente misma y el punto donde los rayos de luz convergen y se enfocan. La DF se calcula dividiendo un metro por la dioptría. Por ejemplo, una lente con 2 dioptrías posee una DF de medio metro (1 metro / 2 = 0.5 metros). El mismo concepto es válido cuando el valor de la dioptría es negativo. A continuación les anexo una ilustración con lentes convergentes y divergentes, o lo que es lo mismo, POSITIVAS y NEGATIVAS.
En la práctica, las lentes oftálmicas se fabrican de vidrio o plástico de elevada calidad. Pueden ser transparentes, oscuras, con tintes o degradadas. Poseen un diámetro típico de unos 80 milímetros para que puedan ser cortadas y adaptadas a la enorme variedad de monturas disponibles en la actualidad.

Pero vamos ahora al grano. Necesitamos dos lentes oftálmicas de PLÁSTICO TRANSPARENTE (más económicas) originales, es decir sin cortar. La primera (el objetivo) debe tener +2 DIOPTRÍAS ESFÉRICAS y CERO DIOPTRÍAS CILÍNDRICAS. Esta es una lente para corregir la hipermetropía, un defecto ocular común en las personas que no pueden leer y enfocar de cerca. La segunda, (el ocular) es una lente de –10 DIOPTRÍAS ESFÉRICAS y CERO DIOPTRÍAS CILÍNDRICAS, es decir una lente para miopes, quienes, como todos bien saben, no podemos ver bien de lejos.

Si dividimos (ignorando los signos algebraicos) las dioptrías del ocular por las del objetivo obtenemos el AUMENTO de nuestro telescopio, en este caso 10/2 = 5. De manera que tendremos un telescopio de 5X, indicando que veremos los objetos como si estuviesen cinco veces más cerca. Una advertencia. A veces no es fácil encontrar lentes de –10 dioptrías, pues estos valores sólo se prescriben a las personas con una miopía muy elevada. Pregunte en varios establecimientos para averiguar su disponibilidad. Como plan B (¡Siempre es necesario tener un plan B!), solicite una lente de –7, seguramente más fácil de conseguir. Tendremos solamente 3.5 aumentos, pero, por lo menos, terminaremos nuestro instrumento con éxito.

MONTAJE

Utilizando un buen marcador, escriba en el borde de las lentes sus dioptrías, para luego no confundirse con cuál es la positiva y cuál la negativa. Para que el telescopio pueda funcionar es necesario que las dos lentes se encuentren separadas correctamente. El truco consiste en que los rayos paralelos que entran al objetivo deben salir también paralelos luego de pasar por el ocular. Para ello haga el siguiente experimento (la ayuda de un colaborador será bien recibida). Coloque la lente de –10 (el ocular) ante el ojo derecho, y muy cerca de este último, sosteniéndola con la mano derecha. Sostenga la lente de +2 (el objetivo) con la mano izquierda colocándola próxima al ocular. Ésta es la situación:


Ahora mire el paisaje. Sin mover el ocular, desplace el objetivo hacia el frente con su mano izquierda, separándolo del ocular y tratando de mantener alineadas las dos lentes, hasta enfocar una imagen nítida y clara. ¡Enhorabuena! ¡Usted acaba de hacer funcionar el bendito telescopio! Manteniendo las lentes a esa distancia, pídale a su colaborador que mida con una cinta métrica la distancia entre ellas –probablemente unos 30 o 40 centímetros- y anote el valor.
Ahora bien, ya que conocemos el valor adecuado de la separación  de las lentes, procederemos a fabricar el tubo del telescopio. Para ello haremos uso del pliego de cartulina. El tubo tiene dos funciones principales: la primera es la de sostener las dos lentes alineadas y a la justa distancia entre sí; la segunda es la de permitir pequeñas alteraciones de esa distancia para lograr el ENFOQUE.

Utilizando la cartulina, recorte una cantidad suficiente como para enrollar un tubo unos 12 centímetros más corto que la distancia determinada en el experimento anterior. Es decir, si anotó un valor de 40 centímetros de separación entre las lentes, Usted deberá fabricar un tubo de 28 centímetros de largo. El diámetro del tubo se hará igual al diámetro de las lentes, unos 80 milímetros. Asimismo, fabricaremos el tubito porta-ocular con unos 10 centímetros de largo. El último componente por fabricar es un anillo de conexión entre el tubo y el porta-ocular, también con unos 10 centímetros de largo. Este anillo debe tener un diámetro ligeramente mayor que el tubo y el porta-ocular da manera que este último pueda deslizar en él y así permitir el enfoque. Para resumir, y reafirmando que una imagen vale más que mil palabras, he aquí un dibujo de lo que debería ser el producto final.
Algunos consejos: para reducir los molestos reflejos internos, enrolle los tubos y el anillo procurando que la parte negra de la cartulina quede hacia el interior. Antes de fijar todo con la cinta adhesiva, use las ligas para sujetar los tubos enrollados.

Por consideraciones ópticas, las superficies cóncavas de las lentes se orientan hacia la parte interna del tubo, sobre todo el objetivo, pero no dude en experimentar con ellas para ver cuál es la orientación que proporciona las mejores imágenes.

¡Finalmente, luego de fijar todo con la cinta adhesiva, inserte el porta-ocular en el anillo y listo! Bueno, casi... Aún nos falta un elemento, el cual será descrito a continuación.

¿ARANDELA... CUÁL ARANDELA?

Lamentablemente, no existe lente alguna que pueda proporcionar imágenes perfectas. Cada lente posee varios defectos intrínsecos, es decir, que no son causados por un proceso de fabricación deficiente. Aun las lentes de mayor precisión (y costo) no son perfectas. Estos defectos reciben el nombre de ABERRACIONES ÓPTICAS.  El mismo Galileo se dio inmediatamente cuenta de que cuando se limitaba el paso de la luz solamente a una pequeña porción central del objetivo, las imágenes mejoraban considerablemente. De hecho, para que las imágenes de nuestro telescopio rudimentario puedan llamarse aceptables, es necesario fabricar una arandela, llamada en óptica un diafragma, que será colocada al frente del objetivo. A partir de la misma cartulina, recorte una arandela, perdón, quise decir un diafragma, con un diámetro externo igual al del objetivo (unos 80 milímetros) y una perforación central circular de un par de centímetros. Evidentemente, mientras más pequeña sea la perforación central más nítidas son las imágenes, hasta cierto punto desde luego, pero es menor la cantidad de luz que alcanza el ojo del observador, y por ende la imagen se torna más oscura. Aquí también hay espacio para la experimentación. Fabrique varios diafragmas con diferentes aperturas centrales, desde un centímetro hasta unos tres centímetros. Colóquelos, uno a la vez, al frente del objetivo y observe cuál de ellos da el mejor equilibrio entre luminosidad y nitidez. Una vez que Usted haya decidido cuál de ellos usar, fíjelo definitivamente al frente del objetivo con la cinta adhesiva. ¡FELICITACIONES, USTED ACABA DE TERMINAR EL TELESCOPIO!

 

PARA FINALIZAR...

 

Algunos consejos, o tips, finales con respecto a todo lo que aquí se ha dicho. Quizá, en primer lugar recomendaría que intenten comprar lentes oftálmicas baratas, pues no vale la pena invertir mucho dinero en ellas ya que la calidad de las imágenes depende muy poco de su valor. Haga una encuesta de mercado para saber dónde les ofrecen mejores precios. Como ya se ha dicho, las lentes plásticas transparentes sin ningún tipo de tratamiento son más económicas. El hecho que se quieren sin cortar elimina el gasto adicional que implica esta operación. ¡Segundo, estoy seguro, PERO ABSOLUTAMENTE SEGURO, que ya muchos de Ustedes están preguntándose cómo fabricar un telescopio de 2000 aumentos! Pues bien, bajen de esas nubes amigos. Si desean experimentar, les sugiero que consigan un objetivo de +1 dioptría y un ocular de –15 dioptrías, si lo encuentran, para alcanzar 15 aumentos con un tubo de casi un metro de largo. Inútil decir que deberán repetir el experimento descrito anteriormente para determinar cuál es la separación adecuada del nuevo par de lentes. Luego, está el aspecto estético del asunto. ¿Qué tal si pintamos el tubo del telescopio con algún color bonito? ¿Y si le colocamos por fuera un papel azul con estrellas doradas? ¡No existen límites a la hora de personalizar su telescopio, atrévase! Los niños, seguramente, tendrán mucho que decir a propósito de la decoración del instrumento. Finalmente... ¿Cuáles objetos observar? Les dije que nuestras intenciones eran las de introducirlos a la observación celeste, de manera que empiecen observando la Luna. El mejor momento para la observación lunar es en la fase de cuarto creciente o menguante. También es bonito echar un vistazo a algún cúmulo estelar, como las Pléyades por citar uno. La nebulosa de Orión es otro objeto interesante y suficientemente vistoso para nuestro telescopio. Desde luego, no desdeñen escudriñar el paisaje diurno, bien sea en la ciudad o en el campo. ¡En fin, ahí os dejo el tubo para que lo disfrutéis, como diría Galileo cuatro siglos atrás!

 

ADVERTENCIA: NUNCA OBSERVE EL SOL DIRECTAMENTE CON ESTE INSTRUMENTO NI CON NINGUN OTRO. LA OBSERVACIÓN SOLAR SIN LA PROTECCIÓN ADECUADA PUEDE CAUSAR CEGUERA TOTAL Y PERMANENTE.

 

A la izquierdauna réplica del telescopio de Galileo fabricada por el autor. Envíenme una nota a propósito de sus éxitos, o fracasos,  en este proyecto y, de ser posible, alguna imagen de sus instrumentos terminados. Nos gustaría incluir en este espacio los más destacados y logrados, con el nombre de sus autores desde luego.

 

Pueden enviar sus comentarios o sugerencias

a la siguiente dirección electrónica: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 


¡DEFENDAMOS NUESTROS CIELOS!
PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA

 

 

 

 

¿QUÉ ES LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA?

El efecto más evidente es la iluminación artificial del cielo nocturno. En los centros poblados y en las ciudades, donde por obvias razones se utilizan grandes cantidades de iluminación artificial, el cielo se torna más luminoso de lo normal. En estas condiciones, solo son visibles las estrellas más brillantes, algunos planetas y la Luna, habiéndose destruido la majestuosidad del cielo natural. De esta manera, la Vía Láctea y las estrellas débiles desaparecen inexorablemente, diluidas en un cielo artificialmente iluminado.

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE PRESERVAR EL CIELO NOCTURNO?

Existen razones culturales, ambientales, sociales y económicas. Todas ellas claman por la conservación de las condiciones naturales del cielo y por un uso racional de los sistemas de iluminación artificial. La contemplación e influencia del cielo nocturno es evidente en todas las culturas. De la astrología a la física moderna, pasando por las artes y la religión, todas las interpretaciones sobre el origen y evolución del universo han sido posibles gracias a la observación y al estudio del cielo, incluyendo el mismo origen del hombre, de la vida sobre la Tierra y de las posibles civilizaciones alienígenas en otros planetas. Es muy probable que incluso nuestra supervivencia dependa de la observación del cielo. También es importante recalcar que la mayoría de los ciclos biológicos están regulados por el alternarse del día y la noche. De manera que, tanto para los seres humanos como para los animales, la noche es natural e indispensable. Por otro lado, no hay forma de justificar el desperdicio energético y económico que representa un sistema ineficiente de iluminación pública, ya que todos los ciudadanos pagamos la electricidad necesaria para su funcionamiento. En pocas palabras, evitemos convertir la noche en día en aras de un supuesto progreso. ¿Qué progreso podríamos obtener al eliminar paulatinamente los canales naturales de comunicación con el universo? El cielo es uno de ellos, quizá el más importante.

¿CÓMO COMBATIR LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA?

Los astrónomos se cuentan entre los primeros defensores de las condiciones naturales del cielo. Si bien esto es fácilmente comprensible, en ocasiones se ha malinterpretado la posición de estos científicos como muy radical, a tal punto que la mayoría de las personas piensa erróneamente que los astrónomos quieren dejar a las ciudades en la oscuridad total, para poder así realizar sus delicadas observaciones. Esto es absolutamente falso. Un primer paso en la reducción de los niveles de Contaminación Lumínica consiste en evitar que la luz llegue directamente al cielo. Para ello es indispensable colocar en las lámparas viseras adecuadas que reflejen la luz hacia el suelo. De esta manera, se obtiene al mismo tiempo una mayor iluminación y se elimina el desperdicio contaminante de luz hacia el cielo. También es importante seleccionar el tipo y la potencia de la lámpara para la finalidad a la cual se destina. Los edificios y monumentos que deban necesariamente ser visibles en las horas nocturnas, deberían ser iluminados desde arriba hacia abajo. Lo mismo es válido para las señales de transito. Los avisos publicitarios podrían apagarse, por ejemplo, después de las 10 p.m. En el fondo, estas sencillas medidas son ya capaces de contener los efectos perjudiciales de la Contaminación Lumínica a pequeña y gran escala, ahorrando, simultáneamente, una gran cantidad de energía y dinero.

EL OBSERVATORIO ASTRONÓMICO NACIONAL Y LA PROTECCIÓN DEL CIELO

 

A una altura de 3600 metros, en los páramos andinos a unos 70 kilómetros de la ciudad de Mérida, se encuentra el Observatorio Astronómico Nacional. Sus telescopios, entre los más grandes en el mundo y equipados con instrumentos muy sensibles, realizan regularmente observaciones astronómicas de alto nivel. Para alcanzar los objetos más distantes y débiles en el universo, es importante un cielo oscuro e incontaminado. Por su potencial científico y tecnológico, y por ser patrimonio de la nación, el Observatorio Astronómico Nacional se encuentra protegido por un régimen especial ambiental que tiene como finalidad el uso racional de la iluminación artificial en su vecindad. La calidad del cielo es verificada periódicamente para determinar un eventual deterioro de sus condiciones naturales a causa los efectos perjudiciales de la Contaminación Lumínica. El Centro de Investigaciones de Astronomía CIDA, ente que administra el Observatorio Astronómico Nacional, consciente de esta problemática y comprometido con todas las comunidades vecinas, procura conciliar las necesidades de iluminación artificial en los alrededores con la preservación del cielo nocturno. Para tal fin, el CIDA ofrece gratuitamente un asesoramiento competente sobre el tema, incluyendo los aspectos técnicos, sociales, ambientales y científicos y, de igual manera, coopera activamente en las actualizaciones de los sistemas de alumbrado público. Para mayor información puede dirigirse a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .
Del dicho al hecho... Unidad Técnica de CADELA instalando las viseras,diseñadas
y fabricadas en el CIDA, en más de 60 luminarias en la aldea de Llano del Hato,
próxima al Observatorio Astronómico Nacional.

Glosario básico ilustrado de Contaminación Lumínica

 

Contaminación Lumínica:
Efectos adversos causados por la porción de luz artificial que
no es utilizada para la iluminación de las zonas de interés y,
por ende, es desperdiciada.

Deslumbramiento:
Molestia visual causada por una iluminación agresiva en donde las fuentes de
luz (bombillos) son directamente visibles. En estas condiciones la
visibilidad es muy escasa, y empeora en la medida
que la intensidad de la fuente aumenta.

 

Invasión Lumínica:
Una luz externa, a veces muy intensa, que ilumina
su propiedad en contra de su voluntad.

Resplandor Urbano:
Iluminación artificial del cielo nocturno que se aprecia en los centros
poblados y en sus vecindades. Es causado por la Contaminación Lumínica,
en particular por la ineficiencia y el uso inadecuado de los sistemas de iluminación.

 

Visera:
Dispositivo accesorio que, colocado alrededor del cabezal de las lámparas,
permite dirigir la iluminación al área de interés,
evitando así el desperdicio contaminante.

8 DE DICIEMBRE DE 1921.

Mi adorada Mary, me gustaría poder imaginar una gran ciudad a oscuras.
Nueva York sería tan impresionante y bella como las pirámides, si se
la pudiera ver tan solo con el brillo de las
estrellas y de la luna, nada más.
¡Que gran diferencia entre la luz que viene de arriba y la que viene de abajo!

Kahlil Gibran, Cartas de amor del profeta.

Ideas y textos: Lic. Franco Della Prugna (dellap @ cida.ve)

 

Astronomía a tu Alcance

El Sistema Solar

"Software educativo Sistema Solar para niñ@s ".

 

Tr3s Rs Ecológicas

"Software educativo para el uso eficiente de la energía ".

Calendario Lunar 2014


Calendario Astronómico
Recopilación de los principales fenómenos celestes observables desde Venezuela.

 

e-Fascículos astronomía para niñ@s

Fascículos de astronomía, diseñados para  niños y jóvenes en la divulgación de la Astronomía.

Eclipse Parcial de Sol (3 Nov 2013)


Multimedia

"Eventos astronómicos e información institucional".

 

Astronomía para todos
Artículos de Astronomía Prensa Regional.(pag 8).

Proyecto Eratóstenes 2011

Planisferio Celeste

Recorriendo Venezuela Planetario CIDA
Mapa interactivo de los diferentes lugares visitado por el Planetario CIDA.